Menu de páginas
Instagram
Menu de Categorías

Publicado el Oct 19, 2021 en Noticias Institucionales, Noticias principales

El Instituto Leloir en el Día Internacional Contra el Cáncer de Mama

En el marco del Día Mundial de la Lucha contra el Cáncer de Mama, te contamos uno de los proyectos que se desarrollan en el Instituto Leloir para contribuir al desarrollo de fármacos innovadores dirigidos a tratar estadios avanzados de esta patología.

Por iniciativa de la Organización Mundial de la Salud el 19 de octubre se celebra el Día Internacional de lucha contra el Cáncer de Mama con el objetivo de crear conciencia y promover que cada vez más mujeres accedan a controles, diagnósticos y tratamientos  oportunos y efectivos.

La detección temprana de este tipo de tumor aumenta las posibilidades de cura. Sin embargo, cerca del 30 por ciento de las pacientes llega al consultorio cuando el cáncer de mama está avanzado.

Las terapias oncológicas clásicas (quimioterapia y radioterapia), usadas para el tratamiento de muchos cánceres de mama, destruyen células malignas, pero también afectan tejidos sanos. En este contexto investigadores de la Fundación Instituto Leloir (FIL) participan de un proyecto que utiliza plantas autóctonas con la expectativa de identificar factores celulares cuya inhibición genere una alternativa terapéutica para matar células tumorales pero no células sanas. “Esto podría servir para desarrollar tratamientos más prolongados y efectivos”, afirma Vanesa Gottifredi, directora del Laboratorio de Ciclo Celular y Estabilidad Genómica en la FIL.

Los investigadores de FIL, junto a colegas de la Universidad de Córdoba y la farmacéutica GlaxoSmithKline lograron identificar algunas moléculas en células que eliminan selectivamente células de cáncer de mama y ovario asociados con mutaciones (alteraciones) en los genes BRCA1 y BRCA2 sin afectar a las células sanas del paciente. Esos hallazgos fueron validados en modelos in vitro y preclínicos.

“El 22 % de los cánceres de mamá y hasta en el 60% de los cánceres de ovario pierden una función reparadora de ADN que es ejecutada por las proteínas BRCA1 y BRCA2. Entonces, si las células tumorales son obligadas a utilizar ese mecanismo, mueren porque no pueden hacerlo. Por el otro lado, las células sanas del paciente, que si poseen esa habilidad, salen ilesas del tratamiento. Buscamos entonces blancos terapéuticos que fuercen esa demanda”, explicó Gottifredi, también investigadora del CONICET.

Entre varios inhibidores de factores celulares conocidos y muchos compuestos vegetales aislados de plantas autóctonas de Argentina, los investigadores separaron más de 20 compuestos que se evaluaron en muestras de laboratorio en cuanto a la capacidad para eliminar tumores de mama asociados con mutaciones en los genes BRCA1 y BRCA2.

A la fecha, los investigadores han identificado un blanco terapéutico en particular, que podría ser considerado por compañías farmacéuticas en el mediano plazo para estudios clínicos iniciales que permitan determinar su seguridad y eficacia.

“Nuestro objetivo es producir conocimientos desde la ciencia básica que revelen alternativas para mejorar las actuales terapias contra el cáncer de mamá y otros tipos de tumores. Cuanto más complejo e intimidante es el desafío, más apropiado es dedicar recursos para conocerlo y comprenderlo más”, concluyó Gottifredi quien ganó en 2019 el Premio Nacional L’Oréal-Unesco “Por la Mujer en la Ciencia” por su trayectoria, sus aportes y proyectos en curso centrados en el estudio del cáncer.

Las herramientas actuales de prevención, diagnóstico y tratamiento del cáncer tienen limitaciones. La única manera de mejorarlas es mediante la identificación de estrategias novedosas que se gestan en los laboratorios de investigación básica. En la FIL decenas de científicos y científicas desarrollan estudios que contribuyan con ese objetivo. Sigamos apoyando a la investigación.