Menu de páginas
FacebookTwitterGoogle+
Menu de Categorías

Publicado el dic 1, 2015 en Noticias Destacadas, Noticias Institucionales, Noticias principales

Revista científica de alto prestigio internacional destaca trabajo de la doctora Andrea Gamarnik

Para celebrar el décimo aniversario del lanzamiento de PLoS Pathogens – una revista de alto prestigio internacional- más de sus 60 editores (expertos en estudios de virus, bacterias, parásitos de animales y plantas, y otros patógenos) seleccionaron los mejores artículos. Uno de los 42 estudios elegidos por su excelencia científica y su potencial impacto en la salud humana fue liderado por la doctora Andrea Gamarnik, jefa del Laboratorio de Virología Molecular de la Fundación Instituto Leloir (FIL) e Investigadora Principal del CONICET.

La doctora Andrea Gamarnik (izq.),  jefa del Laboratorio de Virología Molecular del Instituto Leloir y dos integrantes de su equipo, la doctora en bioquímica Claudia Filomatori y  el licenciado en genética Sergio Villordo, en el Cuarto de Bioseguridad donde estudian el virus del dengue.

La doctora Andrea Gamarnik (izq.), jefa del Laboratorio de Virología Molecular del Instituto Leloir y dos integrantes de su equipo, la doctora en bioquímica Claudia Filomatori y el licenciado en genética Sergio Villordo, en el Cuarto de Bioseguridad donde estudian el virus del dengue.

La investigación de la doctora Gamarnik, difundida en enero del presente año, describe un importante hallazgo sobre el virus del dengue, serio patógeno humano que causa alrededor de 400 millones de infecciones por año en el mundo y que a pesar de ser un serio problema de salud pública, aún no existen vacunas ni antivirales para controlarlo.

“Descubrimos que el virus del dengue muta cuando pasa del mosquito al humano”, señala Gamarnik quien obtuvo este año el Premio internacional L’Oréal-UNESCO “Por las Mujeres en la Ciencia” y es además la única mujer integrante de la prestigiosa Academia Americana de Microbiología (AAM) que desarrolla sus investigaciones en nuestro país.

Para concretar ese hallazgo, publicado en “PLOS Pathogens”, Gamarnik y su equipo descifraron y compararon la información genética de miles de virus del dengue extraídos del mosquito y otros de células humanas. “Para nuestra sorpresa, vimos poblaciones de virus que tenían una identidad genética diferente”, afirma.

El estudio demuestra que cuando el virus salta de una especie a otra, “reprograma” su información genética y así mejora su capacidad de proliferar en el organismo invadido, afirman los primeros autores del trabajo, el licenciado en genética Sergio Villordo y la doctora en bioquímica Claudia Filomatori.

El hallazgo podría favorecer el diseño de nuevos métodos de control. Entender cuáles son las barreras que un virus debe atravesar para saltar de una especie a otra “es importantísimo para poder prevenir la aparición no solo del dengue sino también de otras enfermedades virales”, subraya Gamarnik.