Menu de páginas
FacebookTwitterGoogle+
Menu de Categorías

Publicado el Jun 20, 2019 en Noticias Institucionales, Noticias principales

Premio Nobel de Medicina visitó el Instituto Leloir

El doctor Randy Shekman, galardonado en 2013 con el Premio Nobel de Medicina, brindó una conferencia en la Fundación Instituto Leloir.

El Dr. Randy Shekman, Premio Nobel de Medicina de 2013 (der.), y el Dr. Armando Parodi, Investigador Emérito del Instituto Leloir y del CONICET.

El Dr. Randy Shekman, Premio Nobel de Medicina de 2013 (der.), y el Dr. Armando Parodi, Investigador Emérito del Instituto Leloir y del CONICET.

Los mecanismos para fabricar vesículas o “vehículos” celulares con importantes funciones para la vida, una fuerte crítica al sistema dominante de publicaciones científicas y la necesidad de fortalecer la investigación básica para derrotar a la enfermedad de Parkinson fueron tres ejes abordados por el doctor Randy Schekman, uno de los tres ganadores del Premio Nobel de Medicina de 2013, durante una conferencia en la Fundación Instituto Leloir (FIL).

Investigador del Instituto Médico Howard Hughes, docente en la Universidad de California y miembro vitalicio de la Academia de Ciencias de los Estados Unidos desde 1992, Schekman recibió el galardón junto con James E. Rothman y Thomas C. Südhof por describir los mecanismos que controlan el tráfico de neurotransmisores, hormonas, enzimas y otras moléculas que empaquetados dentro de unas estructuras llamadas vesículas “viajan” hacia diferentes destinos intracelulares para cumplir funciones claves.

El trabajo de Schekman reveló cómo es el sistema que exporta proteínas desde el interior de las células, un camino que se conoce como “vía secretoria” y está compuesto por un complejo sistema de compartimentos interconectados, destacó uno de los anfitriones, el doctor Julio Caramelo, jefe del Laboratorio de Biología celular Estructural de la FIL e investigador del CONICET. “El correcto funcionamiento de la vía secretoria es fundamental para cualquier forma de vida”, destacó.

En esa línea, el doctor Armando Parodi, científico de la FIL e Investigador Emérito del CONICET, afirmó que los trabajos del doctor Schekman “han ayudado a describir fenómenos fundamentales para la vida como la secreción de hormonas desde el interior de las células que las producen a la sangre o la transmisión nerviosa, es decir cómo impulsos que viajan a través de los nervios se traducen en movimientos de los músculos”.

El Dr. Randy Schekman describió sus trabajos científicos y se refirió a un proyecto de investigación que impulsa para comprender la enfermedad de Parkinson.

El Dr. Randy Schekman describió sus trabajos científicos y se refirió a un proyecto de investigación que impulsa para comprender la enfermedad de Parkinson.

Los estudios de Schekman fueron realizados usando como modelo experimental células muy simples, como la levadura Saccharomyces cerevisiae, la misma que se usa para producir el pan, el vino o la cerveza. “Sus descubrimientos son tan básicos que los mismos procesos descriptos en dicho microorganismo resultaron ser similares a lo que ocurre en células humanas”, destacó Parodi.

En su exposición en el Leloir, Schekman se enfocó a describir experimentos recientes que sugieren al menos dos vías mediante las cuales las células producen y empaquetan las vesículas destinadas a ser exportadas, y que podrían jugar un rol clave en la comunicación intercelular y en mecanismos patológicos como las metástasis tumorales. También detalló la participación en el proceso de ciertos fragmentos de material genético o microARNs.

Asimismo, Schekman aprovechó la ocasión para criticar la industria de las publicaciones científicas, un negocio lucrativo que mueve 10.000 millones de dólares por año y que le cobra tanto a los investigadores como al público para acceder a los resultados de estudios. “Su margen de ganancia es obsceno”, afirmó. Dijo que el fenómeno de SciHub, un repositorio “pirata” de artículos científicos, es “más un síntoma que una solución del problema”. E instó a publicar en revistas de acceso abierto, como eLife, que lanzó en 2012 y dirigió durante 6 años.

Al cierre de su presentación, Schekman remarcó su compromiso con la promoción de la ciencia básica orientada a comprender las causas, complicaciones y potenciales controles de la enfermedad de Parkinson, una patología que padecen 6 millones de personas en mundo y que afectó a su propia esposa, fallecida en 2017.

Presidente del consejo asesor de ASAP (Aligning Science Across Parkinson’s), una asociación que reúne a representantes de la academia, el gobierno, las organizaciones sin fines de lucro y la industria, Schekman enumeró algunas áreas prioritarias de investigación en Parkinson: genética, inmunología, circuitos neuronales y pródromo o periodo que antecede a la aparición de los síntomas.  También afirmó que su objetivo es crear una red internacional de científicos expertos que pueda hacer progresos en una condición que definió como “terrible”.