Menu de páginas
Instagram
Menu de Categorías

Publicado el Dic 20, 2021 en instagram Links, Noticias Institucionales, Noticias principales

Premio Fima Leloir 2021 para científico que estudia la “edición” de la información genética en plantas

Se trata de Ezequiel Petrillo, investigador del  CONICET en el Instituto de Fisiología, Biología Molecular y Neurociencias (IFYBINE), con sede en la Ciudad de Buenos Aires. Sus proyectos apuntan a mejorar el rendimiento agrícola de manera sustentable. La distinción es una iniciativa de Josefina Hortensia “Fima” Leloir, sobrina y ahijada del doctor Luis Federico Leloir, Nobel de Química 1970.

Josefina Hortensia “Fima” Leloir y Ezequiel Petrillo. Créditos: Ezequiel Briff

Petrillo, un doctor en Biología de 40 años de edad que busca desarrollar cultivos sustentables de alto rendimiento adaptables al cambio climático, ganó el Premio Fima Leloir 2021 “A la Excelencia Científica de Jóvenes Investigadores”.

“Como investigador argentino en plantas y en biología del ARN recibir este premio es una alegría inmensa. Me siento feliz y agradecido”, afirma Petrillo, investigador del  IFIBYNE, que depende de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la UBA y del CONICET.

El interés del laboratorio de Petrillo en el IFIBYNE es la regulación del llamado “splicing alternativo”, un proceso que ocurre durante la expresión de los genes en los eucariotas (que incluye a animales, plantas y hongos) y que “permite obtener más de una proteína con diferente función a partir de un único gen”, explica el investigador.

De acuerdo con el ganador del Premio Fima Leloir 2021 entender cómo se regula la expresión de los genes “es relevante para saber cómo una planta responde al ambiente cambiando su desarrollo para sobrevivir y dejar descendencia. Este conocimiento puede sentar bases para desarrollar cultivos de altos rindes en condiciones ambientales adversas como los que ya está generando el cambio climático. Para garantizar la seguridad alimentaria es necesario aumentar la producción agrícola de un modo amigable con la naturaleza.”

Petrillo y colegas descubrieron que además de ser fuente de alimento, la fotosíntesis también opera como un sensor de luz que le sirve a la planta para regular la expresión de sus genes de forma coordinada y desarrollar respuestas de crecimiento y desarrollo en función de las señales lumínicas del ambiente. “O sea, la luz activa la fotosíntesis en las hojas y esto modifica el splicing alternativo en toda planta, hasta en las raíces”, puntualiza Petrillo.

Petrillo también es primer autor de un trabajo, publicado en Nature en 2010, que abrió un nuevo campo de estudio al vincular por primera vez a la regulación del splicing alternativo con el reloj circadiano de las plantas.

 “La ciencia es un fenómeno colectivo, grupal, un esfuerzo colaborativo. Por esta razón, este premio será compartido con mi grupo y servirá para que podamos seguir haciendo ciencia como deseamos”, concluyó.