Menu de páginas
FacebookTwitterGoogle+
Menu de Categorías

Publicado el Abr 24, 2019 en Videos

Estudios para potenciar las raíces de los cultivos

Cecilia Borassi nació en General Rodríguez, Provincia de Buenos Aires. Egresó de la Universidad Nacional de Luján como licenciada en Ciencias Biológicas y se doctoró en el Laboratorio Bases Moleculares del Desarrollo Vegetal que lidera el doctor José Manuel Estévez en la Fundación Instituto Leloir (FIL).

“Estudiamos cómo mejorar el rendimiento de cultivos ante condiciones ambientales adversas”

“Estudiamos cómo mejorar el rendimiento de cultivos ante condiciones ambientales adversas”

“Recuerdo que desde chica me fascinaron las plantas, mis abuelos tenían una huerta y disfrutaba de ver todo el proceso desde que plantábamos las semillas hasta ver la planta adulta, quería entender cómo desde algo tan pequeño se originaba una estructura tan compleja como una planta”, afirma Borassi. Y agrega: “En la escuela secundaria tuve una profesora de biología genial que demostraba pasión por lo que hacía. Sus clases influyeron en mi vocación científica”.

Durante su doctorado, Borassi utilizó la planta modelo Arabidopsis thaliana para estudiar los factores que estarían involucrados en la determinación del destino de las células epidérmicas de la raíz que cumplen un rol clave en la absorción de agua y nutrientes del suelo. “Este proceso está controlado por complejos factores genéticos y podría ser regulado también por la acción de fitohormonas como los brasinoesteroides”, explica la joven doctora.

Los pelos radicales, que se forman a partir de células epidérmicas, contribuyen a incrementar el área superficial de la raíz favoreciendo la absorción de nutrientes y agua del suelo y además ayudan en el anclaje de la raíz durante el desarrollo de la planta. “En particular, estudié el rol de un glicopéptido (molécula formada por una proteína asociada a azúcares) y su posible participación para que las hormonas brasinoesteroides determinen la formación de los pelos radicales en las raíces”, explica Borassi. Y agrega: “El conocimiento en detalle de la función del glicopéptido en la epidermis de la raíz de Arabidopsis nos permitirá obtener resultados que podrían extenderse a plantas con interés agronómico como soja, maíz, trigo, arroz, tomate, entre otras. Dicho conocimiento podría aplicarse para estudiar cómo se puede mejorar el desempeño y rendimiento de estos cultivos ante condiciones ambientales adversas”.

“Si bien conocía el prestigio de la FIL en cuanto a la calidad de ciencia que se realiza y a la producción científica, cuando comencé a trabajar acá, sentí que estaba en una de las mejores instituciones para hacer ciencia en el país. Particularmente, los avances que logré en mi línea de investigación fueron fundamentales para culminar el trabajo de tesis, lo cual fue posible no solo a la infraestructura y equipamiento disponible sino también al apoyo de los becarios, técnicos y personal de la FIL siempre dispuestos a dar una mano”.

<< Volver a la nota principal