Menu de páginas
InstagramFacebookTwitterGoogle+
Menu de Categorías

Publicado el Jun 26, 2019 en instagram Links, Noticias Destacadas, Noticias Investigación, Noticias principales

El Instituto Leloir distingue a Armando J. Parodi y Ricardo Wolosiuk

Por su prolífica y excelente producción científica en el campo de la Glicobiología y el importante aporte al fortalecimiento y crecimiento institucional, el Dr. Armando J. Parodi fue designado Investigador Emérito de la Fundación Instituto Leloir (FIL). También fue distinguido el Dr. Ricardo Wolosiuk quien fue nombrado Investigador Emérito de la FIL en el año 2012.

Armando J. Parodi y Ricardo Wolosiuk, Investigadores Eméritos de la Fundación Instituto Leloir (FIL), junto a Angeles Zorreguieta, Directora de la FIL, Alejandro Schinder, Presidente de la FIL, y Andrea Gamarnik, Directora del IIBBA, FIL-CONICET.

Armando J. Parodi y Ricardo Wolosiuk, Investigadores Eméritos de la Fundación Instituto Leloir (FIL), junto a Angeles Zorreguieta, Directora de la FIL, Alejandro Schinder, Presidente de la FIL, y Andrea Gamarnik, Directora del IIBBA, FIL-CONICET.

“Hoy nuestro Instituto distingue y agradece el invaluable aporte de Parodi y Wolosiuk. Además de su producción científica de excelencia, que hizo visible a nuestra institución, contribuyeron de manera comprometida al crecimiento institucional. Promovieron criterios para el funcionamiento de la organización que aseguren de manera sostenida la calidad científica de nuestros proyectos de investigación, el desarrollo de nuevas líneas de investigación en el campo de la biomedicina y la biología vegetal y la formación de recursos humanos altamente especializados”, señaló Angeles Zorreguieta, directora de la FIL.

Parodi, cuyo director de tesis fue el premio Nobel de Química Luis Federico Leloir, ha contribuido de manera muy significativa a la comprensión de procesos fundamentales de la célula tales como la biosíntesis de glicoproteínas (unión de proteínas con azúcares) y los mecanismos involucrados en el control de calidad de la adquisición por parte de las glicoproteínas de sus estructuras tridimensionales (plegamiento).

Abrió nuevos campos de investigación relevantes para la ciencia tras publicar sus primeros hallazgos sobre el control de calidad de plegamiento de glicoproteínas en tres trabajos pioneros publicados en 1983 y 1984 en la prestigiosa revista de la Asociación Americana de Bioquímica y Biología Molecular, “The Journal of Biological Chemistry”. Desde entonces, fueron muchos los estudios del grupo de Parodi que permitieron comprender las diferentes etapas del mecanismo de dicho control de calidad.

Ciertas enfermedades congénitas – como la fibrosis quística – debidas a mutaciones en diversas glicoproteínas – pueden ser explicadas porque la maquinaria estudiada en el laboratorio de Parodi no es capaz de llevar a dichas glicoproteínas a adoptar una estructura tridimensional correcta.

Armando J. Parodi, designado Investigador Emérito de la Fundación Instituto Leloir (FIL) por su importante aporte al fortalecimiento y crecimiento institucional y los nuevos campos de investigación que abrió en el campo de la Glicobiología.

Armando J. Parodi, designado Investigador Emérito de la Fundación Instituto Leloir (FIL) por su importante aporte al fortalecimiento y crecimiento institucional y los nuevos campos de investigación que abrió en el campo de la Glicobiología.

“En nuestras aventuras experimentales existen siempre eventos raros, no esperados, no controlados y tal vez un poco irracionales que afectan profunda y positivamente nuestra investigación y que hacen de nuestra profesión una de las más apasionantes”, afirmó Parodi, químico egresado por la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la UBA y también Investigador Emérito del CONICET.

El impacto de los trabajos científicos de Parodi le ha valido numerosos premios y distinciones; es Miembro Titular de la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos, fue Investigador Extranjero del Howard Hughes Medical Institute (USA), Miembro Titular de la Academia Nacional de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales, Miembro Titular de la Academia Mundial de Ciencias, Premio Konex de Platino (Fundación Konex), Premio Bunge y Born 2005 en Química Biológica,  y Premio “Karl Meyer” 2011 otorgado por la American Society for Glycobiology, entre muchas otras distinciones.

Parodi ha obtenido importantes subsidios internacionales (Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos, la Organización Mundial de la Salud y otras organizaciones) y contribuido notablemente a la formación de recursos humanos que en la actualidad desarrollan trabajos de primera línea en diferentes centros de investigación a nivel nacional e internacional.
Desde el año 1982 y hasta el año 2012, Parodi –quien fue presidente de la FIL – participó en gestión institucional en numerosas ocasiones, contribuyendo al fortalecimiento y crecimiento del Instituto.

Wolosiuk, Investigador Superior del CONICET, también fue distinguido por su valiosa producción científica en el campo de la biología vegetal y su contribución clave al crecimiento y fortalecimiento de la institución.

Los hallazgos de Wolosiuk transformaron un paradigma tradicional de la biología vegetal que consideraba que la fotosíntesis ocurría en dos etapas secuenciales pero mayormente independientes: una primera etapa que dependía directamente de la luz (llamada “fase lumínica”) y una segunda formada por la serie de reacciones químicas/enzimáticas que terminaban incorporando CO2 del aire en los hidratos de carbono o azúcares de las células vegetales (llamada “fase oscura” porque en principio podía operar sin luz). Sin embargo, sus trabajos demostraron que hay una interrelación entre ambas fases. Descubrió el mecanismo por el cual la actividad de las enzimas en la “fase oscura” está regulada por la presencia de luz, por más que esas enzimas no tuvieran mecanismos directos para “ver” la luz.

Los experimentos diseñados por Wolosiuk y su equipo demostraron que la información sobre la presencia o ausencia de luz es detectada por las enzimas de la fase oscura mediante un sistema de traspaso de electrones que llegan desde los cloroplastos (organelas celulares donde ocurre la fotosíntesis) y que se encargan de captar la energía lumínica procedente del sol.
La mayoría de los procesos metabólicos de los cloroplastos, como la formación de almidón o de intermediarios para la síntesis de numerosos compuestos aromáticos, coloreados y medicinales que producen las plantas, están controlados por el sistema estudiado por Wolosiuk.

Ricardo Wolosiuk, Investigador Emérito de la Fundación Instituto Leloir, también fue distinguido por su importante contribución al crecimiento y fortalecimiento de la institución y su valiosa producción científica en el campo de la biología vegetal.

Ricardo Wolosiuk, Investigador Emérito de la Fundación Instituto Leloir, también fue distinguido por su importante contribución al crecimiento y fortalecimiento de la institución y su valiosa producción científica en el campo de la biología vegetal.

Wolosiuk es químico egresado por la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la UBA y se ha desempeñado como Presidente de la FIL y Director del Instituto de Investigaciones Bioquímicas de Buenos Aires (IIBBA), dependiente del CONICET y de la FIL. También se ha desempeñado como Presidente de la Sociedad Argentina de Investigación Bioquímica y Biología Molecular y de la Comisión de ciencias biológicas y de la salud del CONICET.

“Parodi y Wolosiuk han sido protagonistas de la historia y de la construcción de la FIL en todos sus niveles, humano, científico e institucional. El Instituto debió navegar momentos muy disímiles de la política nacional, y si logró mantener un crecimiento sostenido fue gracias al esfuerzo desinteresado de estos hombres. Este es un pequeño homenaje a la enorme influencia que han tenido en diferentes aspectos de la vida institucional de cada uno de nosotros”, afirmó Alejandro Schinder, presidente de la FIL.