Menu de páginas
InstagramFacebookTwitterGoogle+
Menu de Categorías

Publicado el Mar 14, 2014 en Noticias Investigación, Noticias principales

Alerta sobre tratamientos no aprobados con células madre

La revista Developing World Bioethics, de la Asociación Internacional de Bioética, indica que, sin fundamento, clínicas de China, Malasia, Sudáfrica y Rusia dicen sanar enfermedades incurables. Su promoción y consecuencias.

El transplante de células madre de médula ósea, sangre periférica y cordón umbilical, los únicos tratamientos válidos.

El transplante de células madre de médula ósea, sangre periférica y cordón umbilical, los únicos tratamientos válidos.

La revista científica Developing World Bioethics, de la Asociación Internacional de Bioética, afirma que cerca de 700 clínicas ofrecen tratamientos no validados con células madre.

“Contra toda evidencia, clínicas de diferentes países ofrecen tratamientos con células madre que no sólo no curan, sino que en muchos casos pueden empeorar la salud de los pacientes. Además, son muy costosos”, indica el Dr. Fernando Pitossi, director del Laboratorio de Terapias Regenerativas y Protectoras del Sistema Nervioso del Instituto Leloir, e investigador del CONICET.

En la Argentina, padres de cientos de niños con enfermedades graves han acudido a esos tratamientos, sobre todo en China, por los que pagan entre 20 y 30 mil dólares sin incluir los gastos del viaje. También hay clínicas que ofrecen este servicio a pacientes internacionales en países tan diversos como Sudáfrica, Malasia, Tailandia y Rusia.

Parálisis cerebral, esclerosis múltiple, lesiones de médula espinal, distrofía muscular, las enfermedades de Alzheimer y de Parkinson son el comienzo de una larga lista de trastornos que esas clínicas aseguran poder curar. “Se publicitan a través de portales en Internet. Estas ofertas lucran con la desesperación de los pacientes y sus familias, altamente vulnerables a falsas promesas”, afirma el Dr. Pitossi, que también es director ejecutivo de la Plataforma de Células Madre Reprogramadas Humanas (PLACEMA).

“Esas terapias son financiadas en muchas casos por colectas ciudadanas publicitadas por algunos medios de comunicación o con recursos privados, dependiendo del nivel adquisitivo de las familias”, puntualiza Pitossi. Y agrega: “En este contexto, es muy importante que la sociedad esté bien informada, no sólo sobre las promesas engañosas, sino también sobre los avances, los límites y los mitos que circulan alrededor de la investigación y tratamientos con células madre.”

Hasta la fecha, los únicos tratamientos con células madre que han sido validados científicamente son el trasplante de células madre de médula ósea, sangre periférica y cordón umbilical para tratar enfermedades de la sangre, como ciertas leucemias o mielomas.

Para informarse

Teniendo en cuenta que existe una oferta de tratamientos sin sustento científico que se valen de células madre, la Sociedad Internacional para la Investigación en Células Madre (ISSCR) creó un comité internacional de expertos encargado de diseñar guías de información destinadas a potenciales pacientes, a fin de que puedan tomar decisiones informadas sobre el cuidado de su salud. Esas herramientas también van dirigidas a sus familiares, a médicos y a otros profesionales del sector.

En la Argentina, la Comisión Asesora de Terapias Celulares y Medicina Regenerativa del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva de la Nación también brinda asesoramiento a los pacientes y público general para que estén informados acerca de los avances y los límites vinculados con la investigación y tratamientos con células madre. Esa comisión responde consultas través de un correo electrónico, cacm@mincyt.gov.ar.

“La investigación en células madre ha registrado un fuerte avance en los últimos años, pero todavía falta un largo camino para que esos resultados experimentales de laboratorio sean traducidos en terapias aprobadas”, destaca Pitossi, cuyo laboratorio realiza ciencia básica con células madre para encontrar la cura a la enfermedad de Parkinson y otras patologías del sistema nervioso.

Ver la nota en la sección Buena Vida del Diario Clarín

Créditos: Bruno Geller – Agencia CyTA