Menu de páginas
InstagramFacebookTwitterGoogle+
Menu de Categorías

Publicado el Sep 17, 2019 en instagram Links, Noticias Investigación, Noticias principales

Científica del Leloir describió sus proyectos sobre Alzheimer en la Legislatura de Mendoza

La doctora Laura Morelli, científica de la Fundación Instituto Leloir (FIL), dio una charla sobre sus proyectos de investigación en el Salón de los Pasos Perdidos de la Legislatura de Mendoza en el marco de una serie de actividades de divulgación que se hacen en septiembre aprovechando que el 21 está estipulado como el Día Mundial del Alzheimer.

La doctora Laura Morelli dio una charla sobre la enfermedad de Alzheimer en el Salón de los Pasos Perdidos de la Legislatura de Mendoza.

La doctora Laura Morelli dio una charla sobre la enfermedad de Alzheimer en el Salón de los Pasos Perdidos de la Legislatura de Mendoza.

Ante la presencia de legisladores y estudiantes de medicina de la Universidad Nacional de Cuyo y de la Universidad del Aconcagua, la doctora Morelli describió los proyectos de investigación básica que lidera para mejorar el diagnóstico y el tratamiento de la enfermedad de Alzheimer que en nuestro país afecta a más de medio millón de personas y a cerca de 40 millones en el mundo.

Todas las personas tienen la proteína amiloide beta en el cerebro. Sin embargo, por una serie de factores genéticos y ambientales vinculados con el estilo de vida en un porcentaje de la población esas proteínas comienzan a acumularse en forma masiva y se desencadena gradualmente la enfermedad de Alzheimer. Ese proceso biológico produce lesiones cerebrales que se manifiestan con pérdida de la memoria, del lenguaje y del razonamiento, y otros síntomas.

“Si determinamos los factores genéticos y ambientales que causan el alzhéimer, estaremos en mejores condiciones de generar diagnósticos precoces, estrategias de prevención y tratamientos personalizados más efectivos”, indica Morelli quien es directora del Programa de Medicina Traslacional para Innovaciones en Investigación, Diagnóstico y Tratamiento de la Enfermedad de Alzheimer que está integrado por una red de centros científicos y hospitales y cuenta con el apoyo de la Secretaría de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva.

Durante la charla, Morelli describió los proyectos que lidera y que apuntan a determinar el perfil genético del Alzheimer en Argentina, estudiar el efecto de la dieta sobre esa condición y también desarrollar tests – uno basado en análisis de saliva y otro de sangre – para predecir su aparición.

Morelli es una de las directoras de un avance, publicado este año en la revista “Translational Psychiatry”, que logró secuenciar el genoma completo de 1000 personas para comenzar a determinar el perfil genético de la enfermedad de Alzheimer en Argentina. Y reveló que hay tres variantes genéticas “raras” o de baja frecuencia, TREM2, PLCG2 y ABI3, ampliamente distribuidas en argentinos con antepasados europeos y que se asocian a una mayor susceptibilidad a padecer la enfermedad.

“Este primer avance constituye un paso hacia el objetivo de determinar la firma molecular [colección de genes y otras moléculas alteradas] del Alzheimer en nuestra población en diferentes regiones del país”, puntualizó Morelli quien también es investigadora del CONICET. Y agregó que ahora planean obtener 2.000 muestras de saliva de pacientes y personas sanas para avanzar en esta línea de investigación.

Otra línea de trabajo de ciencia básica que conduce Morelli se centra en determinar el impacto de una dieta no saludable en la enfermedad de Alzhéimer. Uno de los trabajos que dirigió, y que fue publicado en 2017 en la revista “Biochimica et Biophysica Acta-Molecular Basis of Disease”, permitió describir en mecanismos biológicos que vinculan el exceso de grasas y azúcares con el Alzheimer.

“Nuestros resultados apoyan la teoría de que la dieta no saludable ‘acelera’ los mecanismos patogénicos que se disparan en el cerebro en etapas tempranas del Alzheimer y funcionaría como un tercer modulador negativo de la evolución de la enfermedad, después de la edad y la predisposición genética”, afirma Morelli.