Menu de páginas
FacebookTwitterGoogle+
Menu de Categorías

Publicado el ene 23, 2018 en Noticias Institucionales, Noticias principales

Hallan una región clave de la “memoria RAM” del cerebro

La neurocientífica Verónica Piatti, investigadora del CONICET en la Fundación Instituto Leloir (FIL), es una de las primeras autoras de un estudio que demostró que la actividad de una región del cerebro es clave para la memoria de trabajo: una función mental que es comparable a la “memoria RAM” del sistema operativo de una computadora.

La doctora Verónica Piatti, investigadora del CONICET en el Laboratorio de Plasticidad Neuronal de la Fundación Instituto Leloir.

La doctora Verónica Piatti, investigadora del CONICET en el Laboratorio de Plasticidad Neuronal de la Fundación Instituto Leloir.

Se trata del giro dentado, una estructura que integra la llamada “formación hipocampal”. “Esta región permite almacenar y procesar temporalmente información de la posición actual y del pasado inmediato para guiar la toma de decisiones y alcanzar un objetivo determinado en la resolución de un paradigma espacial”, explica Piatti quien participó del estudio durante su posdoctorado en la Universidad de California de San Diego (USCD), Estados Unidos, con apoyo de una beca de la Fundación Pew Charitable Trust. Recientemente se reintegró al Laboratorio de Plasticidad Neuronal de la FIL.

“En la década del ’80, varios trabajos mostraron que el giro dentado del hipocampo de roedores podría tener algún rol en la memoria de trabajo. Nosotros hemos corroborado esta función y descubrimos su mecanismo”, indicó Piatti.

El estudio fue publicado en la revista “Nature Neuroscience” y describe de qué modo el giro dentado favorece el mantenimiento online de la información espacial para lograr la meta propuesta.

Para averiguarlo, Piatti y sus colegas condujeron experimentos de registro neuronal in vivo en ratas con y sin lesiones del giro dentado, mientras las mismas debían recordar su posición en un laberinto de ocho brazos y planear la búsqueda de su recompensa (unos pellets de chocolate). En todos los casos, los científicos realizaron análisis computacionales de los registros neuronales de los roedores.

Los resultados fueron claros: durante la formación de la memoria de trabajo espacial, esencial para la tarea que las ratas debían hacer, se pudieron registrar oscilaciones eléctricas rápidas en el área CA3 hipocampal dependientes del giro dentado.

Estas ondas, conocidas como “sharp waves ripples”, también se observan en humanos y están alteradas en condiciones patológicas como epilepsia y en modelos animales de Alzheimer y esquizofrenia. “Nuestro descubrimiento abre puertas esperanzadoras para seguir avanzando en los estudios de esas enfermedades y sus posibles tratamientos”, concluye Piatti.

El avance fue liderado por la doctora Jill Leutgeb, de la UCSD, el doctor Takuya Sasaki (también primer autor del estudio), de la misma universidad, y otros científicos.