Menu de páginas
FacebookTwitterGoogle+
Menu de Categorías

Publicado el oct 9, 2017 en Noticias Institucionales, Noticias principales

El Club de ARN de Buenos Aires, con sede en el Instituto Leloir, cumple 15 años 

El Club de ARN de Buenos Aires sesiona desde 2002 y reúne a laboratorios de todo el país interesados en la biología molecular y celular del ARN o ácido ribonucleico: una de las tres principales macromoléculas biológicas que, junto al ADN y las proteínas, son esenciales para todas las formas de vida conocidas.
El Club cuenta con el auspicio del Instituto de Investigaciones Bioquímicas de Buenos Aires, que depende del CONICET; de la Fundación Instituto Leloir (FIL); y de la Sociedad  de RNA Sociedad de RNA , una entidad internacional sin fines de lucro con más de 1000 miembros dedicados a fomentar la investigación y la educación en el campo de la ciencia del ARN.

La doctora Graciela L. Boccaccio (izq.), investigadora del Instituto Leloir y una de las coordinadoras del Club de ARN de Buenos Aires, Sebastián Kadener, de la Universidad Brandeis, de Estados Unidos, e integrantes del club.

La doctora Graciela L. Boccaccio (izq.), investigadora del Instituto Leloir y una de las coordinadoras del Club de ARN de Buenos Aires, Sebastián Kadener, de la Universidad Brandeis, de Estados Unidos, e integrantes del club.

El ADN, situado en el núcleo celular, contiene la “receta” necesaria para que la célula crezca, cumpla sus funciones y se propague. Pero esa información genética hay que ponerla en práctica. Cuando la célula necesita elaborar cierta proteína, activa el gen que codifica esa molécula y produce múltiples copias de ese fragmento de ADN en forma de ARN mensajero (ARNm). Y son estos intermediarios vitales quienes transportan las instrucciones específicas a unas fábricas de proteínas del citoplasma llamadas ribosomas.
“Estamos muy satisfechos con el éxito del Club, el cual depende en gran medida del entusiasmo y la calidad de los jóvenes científicos que participan. Sus estudios –que abordan diversos aspectos del metabolismo del ARN- tienen como objetivo desentrañar importantes preguntas directamente relevantes al desarrollo del sistema nervioso, la respuesta de las células animales o vegetales a ambientes nocivos o patogénicos, por mencionar solo algunos temas”, explica la doctora Graciela L. Boccaccio, jefa del Laboratorio de Biología Celular del ARN de la FIL, quien coordina el club de ARN conjuntamente con otros laboratorios de la FIL y del Instituto de Fisiología, Biología Molecular y Neurociencias (IFIBYNE, UBA –CONICET).
La comunidad de científicos enfocados en distintos aspectos de la biología celular y molecular de ARN en la Argentina es numerosa y muy productiva, con fuerte presencia en el ámbito internacional. El Club de ARN de Buenos Aires proporciona el ámbito adecuado a nivel local para fomentar la interacción entre distintos grupos de investigación.
Las actividades del Club incluyen seminarios especiales, a cargo de científicos formados de Argentina y del exterior, y “mini simposios” en los que estudiantes de doctorado o posdoctorados presentan sus avances para que luego se discutan de forma intensa e informal en un ambiente relajado.
Como primer evento de la temporada 2017-2018, el Club organizó un seminario titulado “ARNs circulares” dictado por Sebastián Kadener, del Departamento de Biología de la Universidad Brandeis, de Estados Unidos. Kadener realizó la tesina de grado en la FIL, se doctoró en la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la UBA y fue discípulo de Michael Rosbash, uno de los tres ganadores del Nobel de Medicina 2017.
“Es gratificante ver que se han generado colaboraciones muy exitosas entre equipos de trabajo de distintas instituciones, con publicaciones de muy alto impacto en revistas internacionales. Además, un porcentaje alto de las presentaciones en las sesiones del club están a cargo de científicos jóvenes, lo cual contribuye enormemente a su entrenamiento”, indica Boccaccio, quien también es investigadora del CONICET y profesora de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la UBA. “La perspectiva del Club es seguir creciendo, alimentado por esta nueva generación de expertos”, añade.
La doctora Graciela L. Boccaccio (izq.), investigadora del Instituto Leloir y una de las coordinadoras del Club de ARN de Buenos Aires, Sebastián Kadener, de la Universidad Brandeis, de Estados Unidos, e integrantes del club.