Menu de páginas
FacebookTwitterGoogle+
Menu de Categorías

Publicado el jun 18, 2018 en Noticias Destacadas, Noticias Institucionales, Noticias principales

Dos doctorandos del Leloir fueron seleccionados por un Programa Internacional de Ciencias Biomédicas

Cuatro de diez jóvenes investigadores seleccionados por el Programa de Becarios Latinoamericanos Pew en Ciencias Biomédicas – impulsado por la Fundación Pew Charitable Trusts – son argentinos y dos de ellos, los doctores Daniela Di Bella y Diego Álvarez, realizaron su tesis de doctorado en la Fundación Instituto Leloir (FIL). El programa de esta prestigiosa ONG estadounidense les ofrecerá apoyo para realizar una formación posdoctoral en Estados Unidos y reinsertarse en nuestro país una vez concluida esa etapa.

Los doctores Daniela Di Bella y Diego Álvarez fueron seleccionados por el prestigioso Programa de Becarios Latinoamericanos Pew en Ciencias Biomédicas. Realizaron su tesis de doctorado en la Fundación Instituto Leloir.

Los doctores Daniela Di Bella y Diego Álvarez fueron seleccionados por el prestigioso Programa de Becarios Latinoamericanos Pew en Ciencias Biomédicas. Realizaron su tesis de doctorado en la Fundación Instituto Leloir.

El conocimiento, la experiencia y las redes profesionales que estos talentosos científicos obtendrán a través de sus becas serán invaluables ya que contribuirán a las comunidades científicas en sus países de origen, señala el doctor Torsten Nils Wiesel, Premio Nobel de Fisiología o Medicina de 1981, quien se desempeñó como presidente del comité asesor nacional desde el inicio del Programa PEW en 1990 hasta el presente año.

Di Bella se doctoró en el Laboratorio de Genética del Desarrollo Neural liderado por el doctor Guillermo Lanuza en la FIL y ahora continuará su formación en el laboratorio de la doctora Paola Arlotta en el Departamento de Células Madre y Biología Regenerativa de la Universidad de Harvard. Este grupo se especializa en el estudio del desarrollo del sistema nervioso usando como modelos experimentales ratones y cultivos 3D in vitro de células humanas. “En este contexto, me concentraré en identificar los mecanismos que controlan la generación de los diversos tipos de neuronas que forman la corteza cerebral”, señala la joven investigadora.

La corteza cerebral contiene neuronas muy diversas que cumplen funciones distintas y conectan diferentes regiones del sistema nervioso. Estas clases neuronales se generan de manera secuencial, ordenada y muy estereotipada para formar la arquitectura compleja que caracteriza a esta región del cerebro, indica Di Bella. Y continúa: “En mi proyecto utilizaré técnicas de biología molecular de alto alcance para comprender en detalle los cambios moleculares que controlan la producción a lo largo del tiempo de esta diversidad neuronal en un órgano tan complejo como es la corteza. Utilizaremos como modelo al ratón con el que compartimos características notables del desarrollo embrionario.”

Según explica Di Bella, comprender los mecanismos genéticos que regulan la generación de los distintos tipos de neuronas en la médula espinal o en la corteza cerebral durante el desarrollo embrionario de mamíferos, puede contribuir en el largo plazo a mejorar el tratamiento de patologías del sistema nervioso.

Álvarez se doctoró en el Laboratorio de Plasticidad Neuronal liderado por el doctor Alejandro Schinder en la FIL. Ahora realizará su posdoctorado en el laboratorio de la doctora Brenda Bloodgood en el Centro para Circuitos Neurales y Comportamiento (CNCB por el inglés Center for Neural Circuits and Behavior) en la Universidad de California, San Diego. “En este proyecto queremos estudiar los factores moleculares y genéticos involucrados en el proceso de alineación binocular dependiente de la experiencia que ocurre en la corteza visual a edad temprana. Esperamos poder descifrar los mecanismos que controlan el recableado neuronal que posibilita la sintonía fina en el sistema visual”, explica el joven científico. Y agrega: “Nuestros resultados podrían abrir una ventana de posibilidades para el tratamiento de enfermedades oculares en las que la plasticidad neuronal se ve comprometida.”

La beca Pew les permitirá a Di Bella y a Álvarez trabajar en Estados Unidos por al menos 3 años. Una vez concluida su formación posdoctoral, el programa de la Fundación Pew Charitable Trusts les brindará financiamiento para continuar con sus proyectos de investigación en Argentina y favorecer así su reinserción en el sistema científico.

“Estamos encantados de ayudar a estos destacados investigadores a asegurar la capacitación y tutoría en algunos de los principales laboratorios del mundo “, indica Rebecca W. Rimel, presidenta y directora ejecutiva de la Fundación Pew Charitable Trusts. Y continúa: “Constituyen un grupo ejemplar comprometido con la creación de experiencia biomédica en América Latina y el avance de la salud humana en todo el mundo.”

Experiencia FIL

Durante su formación doctoral bajo la dirección de Schinder, Álvarez estudió el proceso de maduración neuronal en el hipocampo adulto (región del cerebro de los mamíferos involucrada en memoria y aprendizaje). Esta línea de investigación podría inspirar, en el futuro, posibles estrategias terapéuticas orientadas a la recuperación de funciones cerebrales perdidas luego de lesiones o a causa de enfermedades neurodegenerativas.

“Mi experiencia en el laboratorio de Schinder y con otros grupos de la FIL fue tremendamente enriquecedora tanto a nivel profesional como personal: aprendí a pensar y planear experimentos complejos con herramientas moleculares avanzadas en un ambiente de trabajo optimista y con la mejor compañía posible”, destaca Álvarez.

En el laboratorio de Lanuza, Di Bella investigó mecanismos genéticos asociados con el desarrollo de la médula espinal de mamíferos. En su laboratorio hizo su tesis de grado y de Doctorado. “Fue un paso fundamental para mi formación como científica. Ahí aprendí todo lo que sé de neurociencias y de biología del desarrollo, pero también a hacerme preguntas y diseñar los experimentos para contestarlas”, afirma. Y agrega: “Tuve el privilegio de poder hacer esto en un laboratorio serio y con acceso a recursos, pero sobre todo rodeada de gente increíble, generosa y solidaria.”