Menu de páginas
FacebookTwitterGoogle+
Menu de Categorías

Publicado el oct 5, 2018 en Noticias Investigación, Noticias principales

Bruno Kaufman utiliza la matemática y la física para comprender procesos biológicos

Durante la clase de física en la secundaria, un profesor describe cómo será el próximo experimento a realizar: colisiones entre dos cuerpos en línea recta. Desde el comienzo, uno de los alumnos, Bruno Kaufman, quedó fascinado por este tipo de ejercicios.

El físico Bruno Kaufman realiza su tesis de doctorado en el Laboratorio de Biología de Sistemas Integrativa liderado por el doctor Ariel Chernomoretz en nuestra fundación.

El físico Bruno Kaufman realiza su tesis de doctorado en el Laboratorio de Biología de Sistemas Integrativa liderado por el doctor Ariel Chernomoretz en nuestra fundación.

“Fue mi materia preferida”, afirma Kaufman quien comenzó la carrera de física en la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la UBA y la finalizó en el Instituto Balseiro, en la ciudad de Bariloche. Ahora realiza su tesis de doctorado en el Laboratorio de Biología de Sistemas Integrativa liderado por el doctor Ariel Chernomoretz en la Fundación Instituto Leloir (FIL).

Durante su doctorado en la FIL, Kaufman colabora en proyectos centrados en el estudio de redes complejas aplicadas a sistemas moleculares. Esta información constituye un insumo para el desarrollo de herramientas bioinformáticas para diferentes líneas de investigación en el área biomédica: tareas de reposicionamiento de fármacos para enfermedades desatendidas como la enfermedad de Chagas y Malaria, y el desarrollo de algoritmos de predicción de nuevas asociaciones entre genes y diversas enfermedades de base hereditaria.

Mientras cursaba la materia “experimental IV” en el Instituto Balseiro (IB), “gravité hacia la interdisciplina, un campo enorme casi por definición y con muchas oportunidades de explorar problemas interesantes. Esta experiencia fue importante ya que me permitió ver qué tan útiles pueden ser ciertas herramientas de la física cuando son aplicadas a problemas relativamente alejados”, indica Kaufman quien creó, bajo la dirección de Pablo Gleiser (Física Estadística e Interdisciplinaria en el IB), una aplicación de celular para estudiar los movimientos de las personas durante el sueño e inferir así información sobre el comportamiento del cerebro mientras uno duerme. El nombre de este desarrollo fue “Zz” y se podía descargar de cualquier celular Smartphone con sistema operativo Android.

“Nuestra aplicación para teléfonos celulares hizo más accesible el método de medición de los movimientos de los voluntarios mientras dormían. En vez de permanecer una noche en un laboratorio con equipamiento costoso o sensible, el estudio se pudo realizar desde la comodidad de sus casas en sus propias camas”, explica Kaufman. Los datos recogidos se enviaban por correo electrónico, y luego se procesaban con una combinación de programas de computadora, algunos programados por él mismo y su director.

“Ahora, durante mi doctorado en la FIL utilizo conceptos matemáticos ampliamente vistos en la física para entender redes complejas que se puedan aplicar a la comprensión de procesos biológicos a través del desarrollo y aplicación de herramientas bioinformáticas”, indica Kaufman quien abriga la esperanza de que su trabajo en algún momento pueda llegar a cumplir un propósito tangible.

“Es una gran oportunidad trabajar y aprender en el campo que más me interesa. En la FIL estoy rodeado de gente capaz cuyas ideas siempre me interesa escuchar”, concluye.